Familias de Ohio solicitan fondos de emergencia para huir del estado tras la aprobación de la prohibición del acogimiento de transexuales

0
19

En un dramático giro de los acontecimientos, al menos 68 familias de Ohio se encuentran buscando financiamiento de emergencia para escapar del estado, luego de que el Senado de Ohio aprobara oficialmente la prohibición de la atención a menores transexuales que afirman su género.

El miércoles 24 de enero, el Senado de Ohio votó a favor de anular el veto del gobernador Mike DeWine a la Ley 68 de la Cámara de Representantes, que prohíbe a los menores trans y no binarios acceder a tratamientos de reafirmación de género y prohíbe a los atletas trans participar en deportes femeninos y femeninos.

Esta medida, que se convertirá en ley en 90 días, ha dejado a las familias transgénero y a sus seres queridos en una situación de crisis, obligándolos a tomar medidas extremas para salvaguardar el bienestar de sus hijos.

El impacto de esta legislación discriminatoria es evidente en la reacción inmediata de las familias afectadas. El grupo local de defensa de los transexuales, TransOhio, lanzó un fondo de emergencia para proporcionar ayuda financiera a las familias que buscan trasladarse o viajar para acceder a la atención de afirmación de género. La secretaria de la junta directiva de TransOhio, Dara Adkinson, reveló que 68 familias y siete adultos trans han solicitado financiación de emergencia en los días previos a la aprobación de la ley.

«Su gobierno les obliga a desarraigarse», declaró Adkison en medio de la creciente preocupación. «Venden sus casas, cambian de trabajo, de profesión y cierran todos sus ahorros. Cierran sus negocios, dejan sus consultas médicas. La intensa cantidad de traumas personales y comunitarios que está infligiendo el gobierno en estos momentos y por los que está haciendo pasar a estas familias que solo quieren a sus hijos es muy cruel».

La votación en el Senado representa un golpe devastador para la comunidad transgénero y sus familias en Ohio, quienes previamente habían intensificado sus esfuerzos en una campaña para bloquear el proyecto de ley. Antes de la votación, el gobernador DeWine, aunque había vetado el proyecto de ley, no pudo detener la aprobación final.

El gobernador DeWine, al reiterar su veto, argumentó que las decisiones médicas deberían ser tomadas por los padres y no por el gobierno, después de haberse reunido con jóvenes transgénero, no binarios, sus familias y profesionales médicos para entender los impactos de la atención de afirmación de género.

Sin embargo, la voz del gobernador y de quienes apoyan el veto fueron ignoradas en el Senado. La senadora republicana Kristina Roegner, copatrocinadora del proyecto de ley, llegó a afirmar falsamente que «no existe» la atención que afirma el género y que «no se puede afirmar algo que no existe».

Es crucial destacar que la atención médica para la reafirmación del género ha estado disponible en todo Estados Unidos durante más de una década y cuenta con el respaldo de destacadas asociaciones médicas como la Academia Estadounidense de Pediatría, el Colegio Estadounidense de Médicos, la Asociación Médica Estadounidense, la Asociación Médica Mundial y la Organización Mundial de la Salud, entre otras.

Con Ohio convirtiéndose en el 22º estado en introducir una ley restrictiva para menores trans y el 24º en limitar la participación de niñas y mujeres trans en equipos deportivos escolares femeninos, la atención se centra en las consecuencias a largo plazo de estas decisiones políticas. La pregunta que surge es: ¿a qué costo se están imponiendo estas restricciones y quiénes son los verdaderos perjudicados?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí