Sign in / Join

Michel Céspedes: esperanza para migrantes cubanos en ruta hacia Estados Unidos puede estar en ser recibidos por países donde se encuentren

Share:
DSC03338

 

La reciente supresión de la política estadounidense de “pie seco, pie mojado”, que beneficiaba a los migrantes cubanos ingresados irregularmente a Estados Unidos, hace que la situación de esas personas, en la ruta que siguen hacia Estados Unidos, sea compleja, y su esperanza puede radicar en ser aceptados por los países donde se encuentren, planteó el dirigente opositor cubano Michel Céspedes Rodríguez.

Esos cubanos abandonaron su país de origen porque no encuentran allí las oportunidades necesarias para su desarrollo personal, aseguró Céspedes, en diálogo con Informativo JBS, en San José, la capital de Costa Rica, donde representa al Movimiento Cristiano de Liberación (MCL).

De lo contrario, el flujo de migrantes desde Cuba no ocurrirá, aseguró.

“Es una situación un poco compleja”, señaló el dirigente opositor, y reafirmó que “la problemática, ahorita, de los cubanos que están en Centroamérica y en Suramérica (dirigiéndose a territorio estadounidense) es un tema muy complejo, no se sabe”.

“Ojalá, los países puedan darle acogidas, a estos ciudadanos cubanos que están en medio de estas travesías, y puedan, quizás, ofrecerles algunas garantías sociales, para que estos cubanos puedan formar parte de estas sociedades donde, ahorita, ellos están”, planteó.

“Hay que saber que, la gente, cuando sale de Cuba (…) no sabe con lo que se va a topar, pero algo de conocimiento tiene, de los sucesos que puedan ocurrir en medio de esta travesía”, dijo.

“Yo pienso que el problema, en realidad, no es la Ley de Ajuste Cubano, no es la modificación de la ley, ni es la ley ‘pies secos, pies mojados’ (…) el problema fundamental es por qué la gente huye, por qué la gente se va, por qué la gente escapa, reflexionó respecto a la ley vigente desde la década de 1960 y a la política que la complementó desde la década de 1990 hasta este mes.

“Ese es el problema, porque, si no hubieran motivos, la gente no sale de Cuba”, indicó, a continuación.

En opinión de Céspedes, “el problema es que en Cuba existe una dictadura, en Cuba existe una tiranía donde no hay una luz que la gente pueda ver, para hacer sus proyectos personales, y donde la gente nace, crece, pero no se desarrolla”.

“Entonces, el problema no son las leyes externas –que, al final, pueden, o no, incentivar a que la gente salga de Cuba-. El problema es lo que existe en Cuba, propiamente”, subrayó.

Al describir la situación en esa isleña nación del Caribe hispanoparlante, el opositor aseguró que, “en Cuba, quien domina el país es una junta económico-militar, no es una persona”.

El ex presidente cubano Fidel Castro –fallecido al final del año pasado, y quien hace una década fue reemplazado por su hermano Raúl-“no participaba en ninguna toma de decisión dentro de Cuba, desde el año 2006, que ya empezó su estado de salud a deteriorarse”, aunque, “como es lógico, el hermano siempre conversaba, con él, algunos temas”, dijo.

Mientras estuvo en el poder, “Fidel Castro tuvo sus generales -el ejército, que es quien domina el país-, no era Fidel Castro solo”, señaló, para agregar que, actualmente, “Raúl Castro domina el país, con una junta económico-militar que es la que está al frente de todas las tomas de decisiones que se hacen en Cuba”.

“Un hombre solo no hace una revolución –como la que le llamó Fidel Castro, porque es un mal término-, pero no hay una sola persona que dirija el país, y Raúl Castro ha seguido el mismo planteamiento”, subrayó.

En Cuba, “hay un poder que es el que induce a que se hagan las cosas, y hay otro poder que es el poder que ejecuta las cosas, y, entonces, es un engranaje bien establecido”, reafirmó.

“Es un sistema complicado, muy cerrado”, dijo Céspedes, quien recordó que, durante una visita a ese país, “el (fallecido) papa Juan Pablo II había dicho, en el año ’98, que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”.

En opinión de Céspedes, lo que ocurrió fue que “el mundo se abrió a Cuba, pero Cuba no se abrió al mundo, porque ellos mantienen, férreamente, la tiranía (…) no quieren dar ningún espacio”.

El gobierno del ex presidente estadounidense Barack Obama anunció, el 12 de este mes, ocho días antes de la transferencia del poder al actual mandatario, Donald Trump- , la supresión de la política de “pie seco, pie mojado” que tuvo vigencia desde 1995.

Esa política complementaba la vigente Ley de Ajuste Cubano (Cuban Adjustment Act, CAA), que data de noviembre de 1966.

Ambas disposiciones han facilitado que los nacionales cubanos, ingresados ilegalmente a Estados Unidos, permanezcan –y trabajen- en ese país, y, luego de un año y un día, tengan la opción de regularizar su situación migratoria.

Aproximadamente 2.2 millones de ciudadanos cubanos lo mismo que cubano-estadounidenses residen en Estados Unidos, país al cual ingresaron, durante el año fiscal 2016, algo más de 50 mil nacionales de Cuba.

Fundado en 1988, por el dirigente opositor Osvaldo Payá, y con sede en Cuba, el MCL promueve, desde 1998, reformas a la Constitución de ese país, que, de acuerdo con lo explicado por Céspedes, faciliten “una nueva ley electoral, libertad de expresión, libertad de asociación, libertad de movimiento –libertad de tránsito-, porque, en Cuba, a veces, tú no puedes ir, de una provincia a otra, si eres opositor, porque, simplemente, el gobierno te dice que no”.

El MCL cuenta con una estructura organizativa consistente en representaciones en todas las provincias cubanas así como a nivel internacional – Alemania, Costa Rica, España, Estados Unidos –Miami-, Italia.

Miami es, además sede del Comité Ejecutivo de la agrupación.

 

1 comentario

Deja una respuesta