Nicaragua expulsa a OEA

0
52

El régimen del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, anunció el cierre de la representación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en el país centroamericano, así como el retiro, de ese organismo continental, de la representación nacional.

Al formular el anuncio, el 24 de abril, en un comunicado de ocho párrafos, que contiene fuerte lenguaje contra la OEA, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (Grun)-como se autodefine la dictadura-, indicó que, simultáneamente, retiró, de la entidad, a sus representantes.

El régimen también planteó que, por lo tanto, no tendrá más participación en ninguna instancia de la organización regional.

“Ratificamos nuestra invariable decisión de abandonar la OEA, según lo expresado el día 19 de Noviembre del 2021, y al confirmar nuestra denuncia y renuncia irrevocables, ante esta calamitosa, truculenta y mentirosa dependencia del Departamento de Estado del Imperialismo yanqui, también comunicamos que a partir de esta fecha dejamos de formar parte de todos los engañosos Mecanismos de este engendro, llámense Consejo Permanente, llámense Comisiones, llámense Reuniones, llámense Cumbre de las Américas”, planteó.

Además, “retiramos las Credenciales de nuestros Representantes, los Compañeros Orlando Tardencilla, Iván Lara y Michael Campbell”, informó, a continuación, para ratificar que “no tendremos presencia en ninguna de las Instancias de ese diabólico”.

“Tampoco tendrá este infame Organismo, en consecuencia, Oficinas en nuestro País. Su sede local ha sido cerrada”, indicó, de inmediato.

“El Pueblo Heroico de esta Nicaragua Bendita y Siempre Libre, expulsa a la nefasta Organización de Estados Americanos”, señaló, inequívocamente.

Según la dictadura ortegamurillista, “Nicaragua no és Colonia de nadie, por lo tanto no és parte de un Ministerio de Colonias”.

“Nos sentimos libres de las reiteradas insolencias de los empleados del Departamento de Estado yanqui, que representan allí el servilismo, el lacayismo, el entreguismo, la decrepitud y decadencia de una Institucionalidad deslucida y reducida por la servidumbre al yanqui”, afirmó.

En el texto que tituló “Nicaragua expulsa a la OEA”, el régimen aseguró que “el Pueblo y Gobierno de Nicaragua hemos denunciado y continuamos denunciando, la condición vergonzosa de uno de los Instrumentos Políticos de intervención y dominación del Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos, llamado equívoca y falazmente, Organización de los Estados Americanos”.

“El Pueblo y Gobierno de Nicaragua hemos desconocido y desconocemos este Instrumento de Administración Colonial, que no representa en ningún momento la Unión Soberana de Nuestraméricacaribeña, y que, por el contrario, és Instrumento del Imperialismo yanqui, para violentar Derechos e Independencias, auspiciando y promoviendo intervenciones e invasiones, legitimando Golpes de Estado en distintos formatos y modalidades, en el afán que por supuesto, no logran, de desintegrar, por humillación, claudicación y rendición, nuestras Soberanías Nacionales”, aseveró.

La decisión fue anunciada un mes y un día después de que el entonces embajador del régimen en la OEA, Arturo McFields, denunció, al participar, el 23 de marzo, en una sesión virtual del Consejo Permanente de la OEAS, que Nicaragua es gobernada por una dictadura.

“Tomo la palabra, el día de hoy, en nombre de más de 177 presos políticos, y más de 350 personas que han perdido la vida en mi país desde el año 2018”, comenzó a plantear.

“Tomo la palabra en nombre de los miles de servidores públicos, de todos los niveles -civiles y militares-, de aquellos que son obligados por el régimen de Nicaragua a fingir, y llenar plazas, y repetir consignas, porque, si no lo hacen, pierden su empleo”, agregó, durante su intervención de algo más de cinco minutos.

“Denunciar la dictadura, no es fácil”, pero “seguir guardando silencio, y defender lo indefendible, es imposible”, reflexionó.

“Tengo que hablar, aunque tenga miedo, y aunque el futuro mío y de mi familia sean inciertos”, además de que “tengo que hablar porque, si no lo hago, las piedras hablarán por mí”, aseguró, además.

McFields fue, inmediatamente, destituido, y reemplazado por Francisco Campbell, a su vez, sustituido por Tardencilla, un ex diputado orteguista.

 VIDEO/ Conferencia de Prensa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here