Desarrollo Rural en Costa Rica: Los Territorios del INDER al Cierre del Año

0
115

En consonancia con la Ley 9036, que dio vida al Instituto de Desarrollo Rural (INDER), el organismo ha emprendido un ambicioso proyecto de delimitación y clasificación de los territorios rurales en el país. A medida que el año llega a su fin, es oportuno reflexionar sobre el progreso y las perspectivas de los 29 territorios definidos por el INDER, destacando su importancia en el desarrollo socioeconómico de Costa Rica.

El artículo 9 de la mencionada ley establece que la elaboración de la delimitación y clasificación de los territorios rurales debe ser consensuada con los actores locales, Ministerios y autoridades competentes. Además, se enfatiza que esta acción no deberá alterar la división territorial, administrativa de la República ni afectar las competencias de las entidades municipales y otros organismos públicos.

El proceso de conformación de los territorios rurales, iniciado por el INDER, se basa en la idea de que estas unidades geográficas son cruciales para el desarrollo, ya que están dedicadas principalmente a actividades agrarias y no agrarias. Estos territorios, conformados por uno o varios cantones, presentan características comunes que abarcan desde recursos naturales hasta formas de organización, ecología, actividades económicas, culturales e institucionales.

Siguiendo la estructura de las regiones socioeconómicas de Costa Rica, establecidas por el Decreto Ejecutivo 7944 desde 1978, el INDER ha dividido el territorio nacional en seis regiones, asegurando una presencia directa en cada área para comprender sus necesidades y proyectos específicos. Con oficinas regionales y subregionales, el INDER busca apoyar integralmente a las comunidades rurales, contribuyendo a su desarrollo.

Es crucial destacar que cada una de las 29 áreas definidas por el INDER presenta características particulares. Desde la Región Huetar Norte hasta la Región Pacífico Central, el INDER ha trabajado en conjunto con actores locales, Ministerios y autoridades competentes para delimitar, clasificar estos territorios, respetando la estructura administrativa de Costa Rica y las competencias municipales.

Un elemento fundamental en este proceso es el Índice de Desarrollo Rural Territorial (IDRT), una herramienta compuesta por 26 indicadores que reflejan la realidad de cada territorio. Este índice se construye con base en la Política de Estado de Desarrollo Rural Territorial (PEDRT) y los cinco ejes de desarrollo contemplados en ella. El IDRT se convierte así en una guía para la priorización y orientación de la política pública en los territorios rurales.

En la recta final del año, el INDER invita a los ciudadanos a explorar las oportunidades de desarrollo en cada territorio. Los representantes del INDER están disponibles para proporcionar información detallada, contactos y números de teléfono para aquellos interesados en contribuir con ideas productivas o participar en proyectos que impulsen el crecimiento sostenible de sus comunidades rurales.

Costa Rica avanza hacia un futuro donde la planificación y el desarrollo rural son piezas clave para la construcción de una sociedad más equitativa y próspera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí