Alzas en materias primas, retrasos en entregas y menor oferta afectan a la industria y el comercio

0
9

Desde el inicio de la pandemia se han agudizado en Guatemala las restricciones a la movilización de personas y mercancías en el mundo, debido a una caída y recuperación de la demanda, que la producción no ha podido atender, lo que empeoró con el conflicto entre Rusia y Ucrania, así como la inflación actual.

El aumento de costos y dificultad de abastecimiento ha sido analizado con detenimiento por varios sectores productivos, comenzando con la industria alimentaria y de bebidas, que reporta dificultades de abastecimiento de materias primas, entre las que se mencionan suero, leche entera y descremada, empaque primario de leche en polvo, cartón, papel y empaques flexibles, envolturas, materias primas para empaques como aluminio y otros aditivos.

A ello se agregan aumentos considerables en las cotizaciones internacionales del trigo, carne y aceites vegetales, confirmados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), así como en productos básicos cuyo comportamiento afecta a cualquier rincón del planeta, indicó Julio Orozco, director ejecutivo de la Gremial de Alimentos y Bebidas (Gremab), adscrita a la Cámara de Industria de Guatemala (CIG).

Según datos del Banco Mundial (BM) el precio del trigo ha subido 34% desde la invasión de Rusia a Ucrania a fines de febrero y ha provocado que los derivados como harina, pan, pastas, galletería, mezclas de bebidas y cereales se vean comprometidos, agregó.

Respecto a empaques, se señala aumento de precios y dificultad para abastecerse de aluminio y otros materiales de envase y empaque, los cuales desempeñan un papel importante en la protección y conservación de los productos para la población y facilita el transporte y la logística. La importación principal de aluminio, en Guatemala y el resto de Centroamérica, proviene de China, Estados Unidos, México, Brasil y Bélgica.

Otros sectores afectados son el de dulces, chicles y derivados; la manufactura de alimentos preparados para los que se usan granos básicos; y la de alimentos para animales o concentrados, que también afecta al sector avicultor, según coinciden la Gremab, CIG y la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB).

Experiencias concretas

Daniel Chajón, ejecutivo de una fábrica de chocolates y galletería, y directivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB), comentó que los problemas comenzaron el año pasado, con incrementos en ciertas materias primas y algún desabastecimiento.

Entre estos, el de empaque y corrugado, por lo que ahora, los materiales que se usan son locales y ya no se importan de China. En la actualidad hay inventario, pero está afectando el alza de precios.

También se han registrado incrementos de 30% a 40% en materias primas que provienen de Malasia y de Ecuador, como cocoa y su manteca, así como de 20% en grasa de palma. Por lo tanto, se han visto en la necesidad de trasladar ese efecto al consumidor y ya han tenido que aplicar tres incrementos, uno a finales del año 2021 y otros en mayo y julio pasados.

“Prácticamente ha subido todo. Talvez el menos impactante es el empaque, pero en materias primas, el precio ha impactado más”.

Una estrategia que ha implementado el sector es la renovación de empaques porque se está bajando el gramaje con el fin de lograr un aumento menor para los clientes. Además, han visto que los consumidores están buscando productos más baratos.

Sector de lácteos

El empresario y director ejecutivo de la Asociación de Desarrollo Lácteo (Asodel), Ramiro Pérez, explica que hay una contracción de la producción de leche en Europa, ya que por política quieren reducir el hato ganadero, aparte de algunos efectos climáticos en Nueva Zelanda.

Debido a que se han encarecido los alimentos para animales y concentrados, los productores han bajado la cantidad de comida, por lo que se está produciendo menos y afecta la oferta de leche en polvo a nivel mundial.

Regularmente, en este tipo de productos, los países producen lo que consumen, pero en el caso de Guatemala, se ha ido perdiendo la capacidad productiva por lo que compra en el exterior y aparte de los altos precios, hay problemas con los fletes y lo que antes se recibía a los 15 días, hoy demora hasta tres meses.

Del mercado total de lácteos en el país, el consumo de leche en polvo suma el 20% y como materia prima es solo el 5%, pero hay sectores como el de helados, que sí la ocupa de manera intensiva. La tonelada de este producto, usualmente ronda en los US$2 mil 500 pero ahora llega a casi US$4 mil.

En esta época del año, históricamente ha habido excedentes de leche nacional, pero actualmente no hay y se estima que hay una merma de 25% de la producción nacional, aunque todavía no hay escasez.

Esto se debe a que los concentrados han tenido alzas de más del 40%, lo cual también se reflejará en el 2023, porque al bajar la condición corporal de los animales, tienen problemas reproductivos y los hatos tienden a disminuir.

Otro problema que se afronta es el encarecimiento de la electricidad, el transporte y los combustibles, que afectan la operación de la maquinaria y es difícil subir los precios al consumidor porque inmediatamente se contrae el consumo.

Cosméticos y productos de higiene

China es el principal proveedor de materias primas para cosméticos y productos de higiene, así como algunos países europeos, pero con la pandemia del covid-19 se experimentó aumento de precios principalmente por el encarecimiento del transporte que pasó de US$3 mil US$20 mil por contenedor.

La industria nacional se logró mantener comprando esa materia prima más cara, ya que el aumento en precios fue de 20% en promedio (entre 10% al 30%), mencionó Giovanni Cardona, gerente general del Grupo Génesis y presidente de la Comisión de Cosméticos e Higiénicos de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport).

Coincide con otros sectores en que también les afectan alzas en los plásticos y resinas para fabricación de envases, y del cartón corrugado para empaque externo. Estos han aumentado entre 15% y 20% y también hubo algún desabastecimiento.

En su caso, también resulta perjudicado por la inflación y los tipos de cambio con un dólar más fuerte y el euro a la baja, que conlleva pérdidas cambiarias, porque tiene contratos en euros.

“Hace dos meses no había existencia de ácido clorhídrico y así como ese producto, el 15% de materias primas especializadas han mostrado una escasez importante”. Entre estas, las que sirven para la fabricación de cremas, geles y aceites esenciales.

En general, se han presentado aumentos de 10% al 30%, pero hay algunas que registran más, como el plantasil micro (152%); DC593 (29.7%); lanette 0 (71.7%); benzofenona 3 (30.5%); emulgin HR 40 (10.3%); y uvinul (10.8%).

Lo que se está haciendo es sustituirlos con productos equivalentes con las mismas funciones, aunque en algún momento se ha detenido el despacho de ciertos productos por falta de alguna materia prima.

Estrategias

 

Las compañías de consumo están implementando prácticas y medidas técnicamente correctas para mitigar las presiones inflacionarias y los problemas de suministro para evitar al máximo algún traslado de costos al consumidor final.

La mayoría de empresarios del empaque busca proveedores regionales, por lo que la importación de cartón, plásticos y aluminio desde países cercanos ha mostrado dinamismo.

Otros sectores recurren a los sistemas de transporte multimodal (aire, mar y tierra).

Búsqueda de trabajo conjunto con las autoridades y todos los sectores clave en la cadena de producción para mejorar la productividad, aumentar el comercio internacional y la innovación que promuevan la seguridad alimentaria.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here