Sign in / Join

Venezuela: “Pepe” Mujica sería abordado para ser parte de grupo de líderes que impulse transición pacífica

Share:

George Rodríguez / Foto – George R.

El izquierdista ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica figura entre los líderes a ser abordados para la integración de un grupo que impulse un proceso de transición pacífica como salida a la crisis que afecta a Venezuela.

Se trata de una iniciativa anunciada hoy por el dirigente opositor venezolano Lorent Saleh y el ex presidente costarricense Oscar Arias, en conferencia de prensa posterior a la reunión de ambos en la residencia del ex mandatario en San José, la capital de Costa Rica.

Además del ex presidente uruguayo (2010-2015), se procuraría incluir al ex mandatario brasileño (1995-2002) Fernando Henrique Cardozo (1995-2002), además del ex presidente del gobierno español  (1982-1996) Felipe González, dijeron Saleh y Arias.

“Nosotros hemos conversado, y don Oscar está de acuerdo con tratar de promover un grupo por la transición pacífica en Venezuela, y hemos anotado en algunas personas que creemos que son importantes, que deben de acompañar, de una u otra manera, este proceso de transición pacífica, porque queremos la paz, y no creemos en la guerra como camino hacia la democracia”, informó Saleh, un ex preso político venezolano.

Respecto a Mujica –un ex guerrillero y ex prisionero político de la dictadura militar uruguaya (1973-1985)-, Saleh subrayó la importancia de su eventual participación en el proyectado grupo.

“Don Pepe Mujica: usted, que estuvo preso, usted, que conoció el terrorismo de Estado, es indispensable su apoyo y su respaldo, en un proceso de transición pacífica y democrática en Venezuela”, afirmó, dirigiendo un mensaje al ex presidente.

Saleh también se dirigió a Cardoso y a González.

“Al ex presidente Cardoso, al ex presidente Felipe González, a todas aquellas personas que creen en la paz, que creen en la democracia, y que creen en la libertad, queremos invitarlos a que acompañen este proceso de transición hacia la democracia”, como medio para lograr que “cese el Estado de terror al cual estamos sometidos”, explicó.

El dirigente venezolano, también dirigió una exhortación a los actuales y centroizquierdistas presidentes Andrés Manuel López Obrador –popularmente conocido como AMLO, por sus iniciales- (México) y Tabaré Vázquez (Uruguay).

En el caso de estos dos mandatarios, el mensaje de Saleh se refirió a la denuncia que formuló, durante la conferencia de prensa con Arias, en el sentido de que, en las pasadas 72 horas, más de setenta menores de edad, con edades que van de 12 a 15 años, fueron detenidos en Venezuela, en el contexto de la represión que el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, mantiene contra toda expresión de oposición al régimen.

Saleh señaló que Maduro escucha tanto a López Obrador como a Vázquez, a quienes planteó que exijan, al mandatario venezolano, que libere a los menores.

Igualmente, “le pedimos, a los organismos internacionales, que exijan, de inmediato, la liberación de los menores de edad, de los niños que, hoy, están secuestrados por el régimen de Nicolás Maduro”, subrayó.

Otro presidente a quien Saleh envío mensaje fue el costarricense, Carlos Alvarado, a quien mencionó la tradición democrática de Costa Rica, y su defensa de los derechos humanos.

Al plantear, al mandatario, que “le pedimos que nos acompañe, en este proceso” venezolano de transición, el dirigente le expresó que, “Costa Rica, tiene un legado, Costa Rica, tiene, sobre sus hombros, el reto de ejercer el liderazgo, en materia de derechos humanos, en materia de la paz, en América Latina, y eso no es poca cosa”.

Por su parte, y en coincidencia con el planteamiento de Saleh en el sentido de que la transición venezolana debe ser pacífica, Arias señaló que el fin del régimen madurista debe ser resultado de un proceso exento de violencia.

“Esperamos, todos los demócratas del mundo (…) que le llegue su fin, al gobierno de Maduro, y que ese fin no requiera de derramamiento de sangre”, manifestó el ex presidente (1986-1990, 2006-2010) quien, en 1987, obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Arias también planteó la necesidad –lo mismo que Saleh-, de que el sector militar desista de apoyar al régimen de Maduro y a la represión antipopular.

En ese sentido, expresó la esperanza de que “entiendan, los militares, que no pueden continuar apoyando la violencia, el terrorismo a su propio pueblo, para mantenerse en el poder”.

El ex mandatario costarricense indicó, asimismo, que la Unión Europea probablemente anuncie, el fin de semana, que reconoce al presidente de la Asamblea Nacional –parlamento unicameral- de Venezuela, el diputado opositor Juan Guaidó, como presidente interino de la República.

Al respecto, Saleh subrayó la necesidad de que todos los países democráticos latinoamericanos se manifiesten en ese sentido, y afirmó que ello tiene que ocurrir porque, “aquí, no pueden haber medias tintas”, dado que, “aquí, es donde se define quiénes apoyan y quiénes defiende la paz y la democracia, y quiénes apoyan y defienden la tiranía y el terrorismo”.

Guaidó se autoproclamó, el 23 de enero, presidente interino de Venezuela, porque, según planteó, Maduro usurpó el cargo cuando, el 10 de enero, dio inicio a su segundo mandato gubernamental (2019-2025) consecutivo.

La Asamblea Nacional y la oposición venezolana en general, así como diversos gobiernos latinoamericanos, consideran que el segundo período presidencial de Maduro e ilegítimo debido que el mandatario obtuvo la reelección en una votación que califican de fraudulenta porque se llevó a cabo con mínima participación de partidos de oposición y sin observación internacional independiente.

Exiliado en España, Saleh se encuentra esta semana en Costa Rica, desarrollando una agenda que, además del encuentro con Arias, incluye diálogos con dirigentes políticos así como con legisladores costarricenses, con la perspectiva de reunión con Alvarado y con el canciller costarricense, Manuel Ventura.

Venezuela es, hace años, escenario de una severa crisis de naturaleza socioeconómica y política, así como de seguridad, que ha dado lugar a un éxodo que han emprendido por lo menos tres millones de personas, vía terrestre, a países sudamericanos, principalmente los fronterizos Brasil –al sur- y Colombia –al este-, además de Ecuador y Perú, entre otros.

Deja una respuesta