Sign in / Join

Venezuela: dirigente opositor exiliado dice que América Latina debe emitir sanciones contra jerarcas de régimen

Share:

George Rodríguez / Foto – George R.

En el contexto general de silencio que, respecto a la situación de Venezuela, ha mantenido la comunidad internacional, los países democráticos de América Latina deben empezar a emitir sanciones contra los jerarcas del régimen que, en ese país, es presidido por Nicolás Maduro, aseguró el dirigente opositor venezolano Lorent Saleh.

Ello, debido a que, en el Estado de terror que impera en ese caribeño país sudamericano, el silencio de numerosos países garantiza impunidad, planteó Saleh, en conferencia de prensa llevada a cabo en San José, la capital de Costa Rica.

“En Venezuela, se vive bajo un Estado de terror, un Estado que utiliza la violencia para aterrorizar, para infligir el mayor miedo y pánico posible en la población, y, de este modo, controlarla y someterla, para, así, mantenerse en el poder, y poder gozar de todos los privilegios que goza la cúpula del régimen militar, en mi país”, aseguró.

Frente a ello, la comunidad internacional debe, tal como lo hicieron Costa Rica y otros países, reconocer, al diputado opositor y presidente de la Asamblea Nacional –parlamento unicameral- de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente del país, indicó, en el diálogo con periodista desarrollado en la sede de la Fundación arias para la Paz y el Progreso Humano.

Saleh aludió así a la autoproclamación de Guaidó, el 23 de enero, como presidente interino de Venezuela, y aseguró que lo actuado por el legislador está previsto en la Constitución venezolana.

Sin embargo, a diferencia de Estados Unidos, Canadá y países europeos, “no hay, en América Latina, el primer gobierno que sancione a funcionarios responsables de crímenes de lesa humanidad y de graves actos de corrupción” en Venezuela.

En ese sentido, planteó que esa omisión latinoamericana permite, a los venezolanos responsables de violaciones a los derechos humanos, desplazarse libremente.

“No es posible que generales, que funcionarios que asesinan jóvenes, que se roban los medicamentos en los hospitales, que torturan, que desaparecen gente, entren y salgan, de Costa Rica, como si nada”, afirmó, para agregar que eso facilita que “todo el dinero que se roban, de la salud y de la alimentación, en Venezuela, terminen en cuentas en estos países, terminen en casa de lujo en la costa, como si nada”.

Al mantener silencio en esa materia, la comunidad internacional emite un mensaje equivocado, agregó.

Según Saleh, el mensaje indica “que, si vas a cometer un delito, si vas a cometer un crimen, simplemente, asegúrate de que sea lo suficientemente cruel, lo suficientemente despiadado, lo suficientemente perverso para que sea impune, porque, si robas una frutería, vas preso, pero si matas, a un pueblo, de hambre, sales ileso, y no enfrentas la justicia”, y “ese es el peligro del silencio”.

En ello radica, precisamente, la importancia de que la democracia latinoamericana genere las necesarias sanciones.

“Es importante que los gobiernos democráticos de América Latina emitan sanciones contra estos criminales, porque es que se trata de derechos humanos, y los derechos humanos son universales”, dijo.

También es fundamental que la titular de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la ex presidenta chilena (2006-2010, 2014.2018) Michelle Bachelet, asuma una posición firme ante la situación venezolana, algo en lo cual Costa Rica tiene un papel clave que desempeñar, aseguró.

“Es importante que, por ejemplo, (Carlos Alvarado) el presidente de Costa Rica –un país que es referencia, que es un faro en materia de derechos humanos-, envíe un mensaje de reflexión a la alta comisionada de derechos humanos, Michelle Bachelet, quien es excesivamente tibia, excesivamente prudente con lo que está pasando en Venezuela”, afirmó.

En cuanto a su visita, esta semana, a Costa Rica –la tercera, luego de haber estado en 2008 y en 2014, en el, país-, informó que tiene programado reunirse con autoridades de la Asamblea Legislativa –parlamento unicameral-, con el ex presidente costarricense (1986-1990, 2006-2010) Oscar Arias, y con el equipo técnico de la Fundación Arias, además de que espera concretar encuentros con el presidente y el canciller costarricenses, respectivamente, Carlos Alvarado y Manuel Ventura.

“Espero, esta semana, poder reunirme con todos los actores políticos en Costa Rica, y poder desarrollar, con la Fundación Arias, un trabajo de observación, de análisis, de lectura minuciosa sobre la situación que está viviendo Venezuela, y cómo podemos llevar adelante este proceso de transición, de la dictadura a la democracia, en mi país”, informó.

La visita de Saleh se inscribe en la severa crisis socioeconómica, política, y de seguridad que hace años afecta a Venezuela, situación que ha generado el éxodo que, de acuerdo con diversos cálculos, han emprendido por lo menos tres millones de personas quienes, vía terrestre, quienes se han desplazado a países sudamericanos tales como los limítrofes Brasil y Colombia, así como a Ecuador y Perú, y, en menor medida, otros países del área.

Además de la represión antiopositora por parte del régimen madurista, quienes abandonan el país denuncian, entre otros factores causantes del éxodo, la masiva escasez de alimentos básicos y medicinas, el marcadamente bajo poder adquisitivo de los salarios, así como la generalizada falta de oportunidades.

Deja una respuesta