Sign in / Join

Triunfo robado rompe record de la leyenda ¨El Chocolatito¨ Román González

Share:
Gonzales

Sorpresivo y descarado triunfo del tailandés Wisaksil Wangek  ante la mirada atónita del mundo marca la carrera de un boxeador libra por libra el mejor, Román González  el nicaragüense se plantaba en su primera defensa del mundial WBC del peso supermosca con un récord de 46-0, pocos esperaban una derrota, pero todo se torció muy pronto. González se fue al suelo en el primer asalto y aunque se recuperó nunca estuvo cómodo y acabó perdiendo ante Wisaksil Wangek  por decisión dividida (113-113, 114-112 y 114-112) puntos que solo lograron ser vistos por jueces que en apariencia confundieron tarjetas al mejor estilo de Mis Universo y  Premios Oscar, sin duda alguna como peor y pelea más sucia del año por parte del pugilista Wisaksil Wangek, quien confundió durante todo el combate que los cabezazos no forman parte de los guantes

Román González salió a medir, pero Wangek  no quería perder el tiempo. Una izquierda al hígado le hizo tocar la lona, se recuperó rápido y no hubo cuenta.  El nicaragüense se enfrentaba a uno de los momentos más difíciles de su carrera. Se recuperó  y desde entonces obligo al tailandés a alejarse tras  sentir los golpes del pinolero,  quien no dio pie atrás a pesar de la pela sucia y de cabezazos que exhibía el tailandés quien vio descontado un punto por esta razón algo que a Wisaksil no importo

En el tercer asalto cabeceaba cómodo, entraba, pegaba y se iba. Todo parecía volver a la normalidad, pero un cabezazo fortuito hizo un feo corte en la ceja del campeón. Pudo seguir, pero desde ese punto Wangek comenzó a utilizar artimañas que no gustaron a Chocolatito  El boxeo se acabó en el sexto asalto, ambos exhaustos, comenzaron la guerra.

Cabeza con cabeza. Esa fue la posición hasta el final del combate. Cada vez más desfondados intentaban enviar a su rival a la lona, pero la fuerza no les acompañaba. González llegaba más, Wangek  tiraba sin acertar en muchas ocasiones. Así se consumió el combate, con una guerra constante que hizo vibrar el Madison Square Garden. En el último asalto Wangek rehuyó la pelea, se sentía ganador. Lo fue, pasará a la historia como el hombre que arrebató a Román González su invicto gracias a la incapacidad de jueces que vieron otra pelea. El nuevo campeón fue claro al acabar el combate “concederé una revancha a Chocolatito”. Esperemos que para esta revancha cambien los jueces ó al menos no se concentren en la pelea y no en los Premios Oscar.

 

Deja una respuesta