Sign in / Join

Primer congreso regional de matrimonio igualitario permite prever avance en derechos

Share:
bandera_gay_matrimonio_detail

George Rodríguez

El principal resultado del Primer Congreso de Matrimonio Civil entre Personas del Mismo Sexo se constituyó en un espacio para compartir experiencias, lo que plantea la perspectiva de fortalecer el impulso a la agenda de defensa de derechos en los diferentes contextos nacionales.

Los cinco logros americanos –cuatro de ellos en América Latina-, en materia de legalización del matrimonio de personas de igual sexo son ejemplo de buenas prácticas en ese campo, indicó Janekeith Durán, dirigente de la costarricense Asociación Ciudadana Acceder –una de las cuatro organizaciones coordinadoras del congreso-.

“El principal resultado de este congreso es, por supuesto, el poder tener un espacio de compartir experiencias, un espacio de diálogo, un espacio para poder ver las buenas prácticas que (se) han dado en algunos países, sobre sus experiencias particulares en materia de hacer avanzar estos temas de derechos humanos”, dijo Durán, a Informativo JBS.

“Por ejemplo, en Argentina -que se encuentra aprobado-, poder ver qué hicieron bien (…) y poder compartirlo con el resto de los países, para poder hacer avanzar la agenda de derechos humanos en los diferentes países”, agregó, al evaluar el encuentro latinoamericano llevado a cabo del 8 al 10 de este mes en San José, la capital de Costa Rica.

El dirigente de la comunidad costarricense de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales (Lgbti) aludió así a la legalización, en 2010 en esa nación sudamericana, del matrimonio de personas de igual sexo.

“Entonces, el principal resultado, es ese: tener un espacio para compartir, un espacio para poder recolectar experiencias exitosas de los diferentes países, para que, ahora, los diferentes activistas se vayan, a sus respectivos países, con nuevas ideas para poder avanzar en estos temas”, reafirmó.

El encuentro permitió “compartir las experiencias de los diferentes países en esta materia de lucha por derechos humanos, específicamente, de las parejas del mismo sexo (…) ver cómo se encuentra cada país, poder discutir los marcos jurídicos en los diferentes países, y los diferentes grados de protección que encuentran ellos sobre temas de igualdad de derechos y no discriminación de las personas Lgbti”, explicó.

Interrogado al respecto en referencia al contexto en Centroamérica, Durán planteó que, “a nivel centroamericano, el tema de matrimonio civil igualitario es complejo, aun”, y subrayó que “en la región, hay pocos avances en esta materia”.

“En la región centroamericana subsisten, aun, muchas cuestiones de discriminación, violencia, asesinato, contra personas Lgbti”, precisó, para subrayar que “entonces, la situación, en Centroamérica, es muy compleja, la lucha será compleja”.

“Pero esperamos que, a partir de eventos como este (el congreso), y el compartir experiencias, entre diferentes organizaciones y activistas de diferentes países, podamos hacer avanzar la lucha por el reconocimiento de derechos, pero, más que todo, por el respeto a las vidas, y el respeto a la integridad personal de las personas Lgbti”, planteó, de inmediato.

En cuanto a la realización de nuevos congresos, indicó que, “todavía, no hay decisión de eso”, aunque “esperaríamos que, sí, que se pueda hacer”.

“Y, ojalá, en un segundo congreso tengamos más países que tengan aprobado el matrimonio civil igualitario”, señaló.

A nivel americano, cinco son los países donde el matrimonio civil igualitario está legalizado –Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, en América Latina, además de Estados Unidos-, mientras en uno –México- la legalización rige en 10 estados además de la capital.

Argentina se convirtió, el 15 de julio de 2010, en el primer país del continente –y el décimo a nivel mundial- que reformó su legislación para reconocer, a parejas de igual sexo, el derecho al matrimonio civil.

Ello ocurrió ocho años después de que la legislatura de su capital, Buenos Aires, aprobó

–el 12 de diciembre de 2002- legislación local en ese sentido, convirtiéndose en la ciudad latinoamericana vanguardia en ese campo.

Tres años después –el 10 de abril de 2013, la Ley de Matrimonio Igualitario fue aprobada por el parlamento de Uruguay, la que reemplazó lo establecido en Código Civil –vigente desde 1859-, según el cual el matrimonio comprendía únicamente a una mujer y un hombre.

El matrimonio igualitario fue legalizado el 14 de mayo de ese año en Brasil, mientras que en Colombia igual medida rige desde el 28 de abril de 2016.

La medida colombiana siguió en casi un año a la estadounidense, vigente desde el 26 de junio de 2015.

Las actividades del congreso –la primera actividad de su tipo en la región latinoamericana- se desarrollaron en la sede de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR), una sala cinematográfica local, la sede del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, y la sede de la Corte Suprema de Justicia.

La agenda de las deliberaciones incluyó temas tales como “La ideología de género: una nueva amenaza a los derechos humanos LGBTI”, “Marco internacional de derechos LGBTI”, “Las diferentes perspectivas de las familias homoparentales”, “Crianza en familias homoparentales: ¿Qué dice la evidencia científica?”.

Asimismo, analizó “el proceso que llevó a la aprobación de la ley en Estados Unidos”, lo mismo que “los conservadurismos en América Latina”, “perspectivas de presión social del activismo”,  “importancia del matrimonio igualitario”.

En las actividades participaron unos 40 expertos de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Honduras, Nicaragua, Países Bajos, Panamá, Perú, Suiza.

El congreso fue organizado por la HDuarte-Lex -firma costarricense de abogados- y Freedom to Marry –organización promotora de la campaña que logró, en Estados Unidos, la aprobación del matrimonio igualitario-, además de las locales Asociación Costarricense de Derecho Internacional, Asociación Ciudadana ACCEDER, Fundación Igualitos.

 

Deja una respuesta