Sign in / Join

Nuevo presidente tico ofrece trabajar intensamente

Share:

George Rodriguez

El nuevo presidente costarricense, Carlos Alvarado, aseguró hoy a sus compatriotas que, en la conducción del nuevo gobierno, trabajará intensamente en procura del bienestar general, con enfoque particular en las personas de menos recursos.

La administración instalada esta mañana, se esforzará, para ello, con énfasis en siete áreas de acción, las que presentan marcado contenido social, de acuerdo con lo expresado por el mandatario.

“Juro respetar y defender la Constitución de nuestra República y sus leyes, así como ser la mejor versión de mí mismo para llevar adelante los asuntos más importantes del país”, aseguró Alvarado, durante el discurso inaugural de aproximadamente 35 minutos de duración.

“Lo haré procurando el bienestar de todas las personas, y las más humildes tendrán un especial eco en mi conciencia”, subrayó, en el marco de la austera ceremonia de juramentación presidencial, llevada a cabo en la Plaza de la Democracia, en el centro de San José, la capital de Costa Rica.

“Ahora bien, frente a los desafíos y oportunidades que tiene el país, hoy se necesitan acciones y respuestas oportunas”, planteó, para agregar, de inmediato, que “hay temas donde no podemos esperar más, y las dilaciones nos costarían muy caras”.

En opinión del nuevo mandatario, “no hay tiempo que perder para profundizar ese país más próspero, inclusivo y solidario que habremos de legar a las próximas generaciones”.

En ese sentido, destacó que “debemos actuar en al menos 7 ejes fundamentales para el bienestar de nuestra ciudadanía: i) la educación, ii) la seguridad ciudadana, iii) la salud, iv) la protección y el balance con el ambiente, v) una mejor movilidad e infraestructura pública vi) la generación de empleo y bienestar con enfoque territorial y vii) la recuperación de la estabilidad fiscal”.

Alvarado el 48 presidente de este país centroamericano, aseguró que desempeñará el cargo “teniendo claro de dónde venimos y de cómo hemos construido este país excepcional, para que trabajemos juntos en retomar el camino y lograr que la celebración del Bicentenario de vida independiente que festejaremos en 2021 nos encuentre avanzando a paso firme, hombro a hombro, mano a mano, por la senda del progreso y el bienestar compartido que le han labrado un nombre propio a Costa Rica”.

El presidente, un periodista, ex integrante de una banda juvenil de rock, y ministro de Trabajo en el gobierno que finalizó hoy, hizo así referencia a la independencia de Costa Rica –lo mismo que de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua- lograda el 15 de setiembre de 1821.

“Hace 197 años, éramos una tierra y una gente lejana a los grandes centros de la época, pero ya desde entonces mostrábamos tener un carácter especial”, señaló, para agregar que “hemos, desde entonces, dado pasos decididos para ser esa nación mejor, que valora como ninguna, la felicidad y la libertad de las personas”.

“Este país se construyó desde abajo y en condiciones adversas. Este país no se construyó con personas que se quedaron de brazos cruzados, con personas indiferentes. Este país no se construyó levantando barreras y exacerbando diferencias. Este país no se construyó haciendo siempre lo mismo. Se construyó desde la ciudadanía, y no desde lo militar”, relató.

Alvarado aludió así a la decisión de Costa Rica, hace siete décadas –luego de una breve guerra civil-, de abolir el ejército nacional, lo que fue anunciado entonces, por el tres veces presidente (1948-1949, 1953-1958, 1970-1974) José Figueres –el líder ganador del enfrentamiento armado-, delante del Cuartel Bella Visita, actual sede del Museo Nacional.

En un hecho sin precedente en Costa Rica, la ceremonia de juramentación de Alvarado se desarrolló en la Plaza de la Democracia, precisamente, frente al inmueble constituido, desde entonces, en emblema de la estabilidad democrática costarricense.

“Este país se construyó gracias al ingenio, la voluntad, el diálogo constructivo y el trabajo incansable de hombres y mujeres muy distintos, de costarricenses comprometidos y visionarios que decidieron libremente hacer la diferencia y empujaron la rueda de la historia en una dirección prudente, innovadora y de bien”, señaló el nuevo presidente.

“Ellos, nuestros ancestros, fueron capaces de tomar decisiones excepcionales”, y, “frente a los desafíos y oportunidades que tiene el país, hoy se necesitan acciones y respuestas oportunas”, dijo Alvarado, al inicio de su mandato gubernamental (2018-2022).

“Sabemos que hoy no basta con estar orgullosos del país que construyeron nuestros antepasados. Sabemos que la inercia no será suficiente para lograr nuestros sueños. Sabemos que afrontamos desafíos importantes y urgentes, que no admiten postergación”, enfatizó.

“La pregunta es: qué haremos?”, indicó, para responder: “lo que haremos es trabajar unidos”.

“Por eso, hoy invito a todas las personas de todas las provincias de este país a que trabajemos en unión y nos aboquemos a construir la historia grande que amerita el Bicentenario de esta Patria nuestra”, y “les convido a trabajar para recobrar la capacidad de creer en nosotros mismos y en lo que podemos lograr”, planteó, a sus compatriotas.

Ello, porque “tenemos la obligación ética e histórica de ser consistentes con nuestro legado de paz, democracia y de respeto al ambiente”, reafirmó.

“Tenemos un rol que jugar, en el concierto de las naciones, en momentos de incertidumbre frente a amenazas como el cambio climático o frente a movimientos que ponen en riesgo la vida democrática y el respeto a las libertades fundamentales”, explicó.

Asimismo, el papel “de tender una mano solidaria a los más necesitados y de velar por el respeto de todos los derechos humanos, a todas las familias, a todas las personas, a la diversidad que enriquece al país”, siguió planteando.

Y, parafraseando el Himno Nacional, aseguró que “bajo el límpido azul de nuestro cielo, cabemos todas las personas, y por eso el Gobierno del Bicentenario es plural”, ya que “nace de un acuerdo (multipartito) de Gobierno Nacional y aspira a sustentarse en el diálogo, en la construcción de entendimientos, en la buena voluntad, para responder, unidos, a las justas aspiraciones de toda la ciudadanía”.

“El Gobierno Nacional tiene y tendrá como norte trabajar sobre lo que nos une y no sobre lo que nos separa”, subrayó.

Además, “es un Gobierno que tiene la primera vicepresidenta afroamericana de Latinoamérica; un gobierno que ha hecho realidad, y excedido, la aspiración de tener el primer Gabinete paritario, y que además es multipartidista y de visiones y orígenes plurales, como reflejo de la convicción que tenemos de que esta Patria nos pertenece a todos”, destacó.

Alvarado aludió así a que la primera vicepresidenta, Epsy Campbell, es una economista y exlegislador afro descendiente, a que más de la mitad del gabinete ministerial está integrado por mujeres, y a que se trata de personas de diversos partidos que cubren el espectro ideológico desde la izquierda –representada por el Frente Amplio- hasta la centroderecha–el Partido Unidad Social Cristiana-, pasando por el centroizquierdista Partido Acción Ciudadana –la agrupación política que postuló al nuevo presidente-.

“El futuro está en nuestras manos. Ahora, debemos tener voluntad y debemos actuar”, indicó el gobernante, en cuya visión, para lograr los objetivos de la nueva administración, “nuestras herramientas serán trabajo en equipo, seguimiento feroz, agilidad y honestidad”, labor en la cual “siempre pensaremos en la mayoría, con especial énfasis en los más necesitados”.

Alvarado vaticinó que el trabajo que inicia hoy “no será fácil, pero lo tenemos que hacer, porque no hay opción”, y reafirmó que se trata de ser “congruentes con nuestra historia”, y avanzar en “la ruta de trabajar duro y por el bien común”.

“Trabajaré muy duro, dando lo mejor de mí para no fallarles, pero yo también les digo: no nos fallemos a nosotros mismos, porque esta empresa de desarrollo es colectiva, es de toda nuestra sociedad (…) todos tenemos algo que contribuir en nuestro entorno más inmediato. Solo así ocurre el cambio”, aseguró.

En esa línea de compromiso, el nuevo presidente subrayó, a sus compatriotas, que “prometo lo que he prometido siempre, con inteligencia, con equilibrio y con fuerza: trabajar, trabajar y trabajar”, lo que subrayó al cerrar su primer mensaje presidencial expresando: “Que viva Costa Rica! Que viva Costa Rica! Y que viva mil veces Costa Rica!”.

La administración de Alvarado marca el segundo gobierno consecutivos (2014-2018, 2018-2022) conducido por el PAC, en lo que constituye un fuerte revés al histórico bipartidismo que mantenía, desde el siglo pasado, como las dos principales fuerzas políticas costarricenses al Partido Liberación Nacional (PLN) y al ahora cogobernante PUSC.

El nuevo mandatario y su principal rival en las elecciones llevada a cabo el 4 de febrero, Fabricio Alvarado, quien fue postulado por el evangélico y tampoco tradicional Partido Restauración Nacional (PRN) fueron los dos candidatos más votados –entre los 13 quienes compitieron inicialmente- en el sufragio presidencial de ese día, habiendo respectivamente reunido 24.99 y 21.63 por ciento de votos.

En virtud de que ninguno reunió entonces el mínimo de 40 por ciento de los votos más un sufragio, los dos con los mayores porcentajes pasaron a la segunda vuelta, llevada a cabo el 1 de abril, cuando el ex candidato por el PAC y actual presidente triunfó al haber obtenido algo más de 60 por ciento de votos, frente a un 39 por ciento de su adversario.

Los algo más de 3.3 millones de electores registrados para participar en los comicios de febrero, fueron nuevamente convocados, por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), a participar en la segunda ronda, y acudir a las 6,612 Mesas Receptoras de Votos (MRV) nuevamente instaladas a nivel nacional.

Además, 31,864 costarricenses residentes en el exterior quedaron habilitados para votar en consulados en América (28,307 electores), Europa (3,000), Oceanía (123), de acuerdo con datos del TSE.

Los comicios se llevaron a cabo, en febrero, para elegir presidente y dos vicepresidentes, así como a los 57 integrantes de la Asamblea Legislativa (parlamento unicameral), y, en la segunda vuelta, para determinar quién sería el presidente de este país para el cuatrienio 2018-2022.

Deja una respuesta