Sign in / Join

Nicas pierden el “sueño americano”

Share:
Boston, Massachusetts / Foto-Carlos Solís

Boston, Massachusetts / Foto-Carlos Solís

Carlos Solís

Corresponsal/  Boston, Massachusetts

 

Muchos nicaragüenses que viven en el estado de Massachusetts han empezado a pegar el grito al cielo porque no pueden más con los cobros exorbitantes que los bancos están cobrando por préstamos que les hicieron  para comprar “la casa de sus sueños”.

Muchos de los Nicas que consiguieron préstamos a través de los bancos para comprar una vivienda a precio” favorable” han sido desalojados de las casas que adquiriendo con mucha ilusión por atrasarse con los pagos mensuales de la hipoteca.

La Diriambina, Martha López, quien llego a los Estados Unidos hace 25 años en busca del “sueño americano”, perdió  “su casa”  porque no pudo continuar pagando los cobros que el banco IndyMac le impuso para pagar la vivienda.

Ella, junto a su esposo Francisco López, más sus cuatro hijas y sus cuatros nietos, fueron desalojados de la vivienda en la que todos vivían en la ciudad Chelsea, MA.

La familia López, relato que compraron la casa en 2007 a un valor de 450 mil dólares. El banco les presto el dinero a pagarse a un plazo de 30 años. Cuentan, que cuando fueron hacer el préstamo al banco IndyMac, estos no les consultaron por sus ingresos, ni mucho menos, les preguntaron si estaban capacitados para pagar la exorbitante suma de dinero por la vivienda.

La ilusión en tener a toda la familia reunida en un mismo lugar y de que finalmente iban a cumplir el “sueño americano”  viviendo en los Estados Unidos, les hizo firmar un documento de 100 páginas que nunca leyeron y que les traería posteriormente las peores pesadillas de sus vidas.

Imagen ilustrativa/ tomada de internet

Imagen ilustrativa/ tomada de internet

El documento que habían firmado estipulaba que tenían que pagar 3 mil 299 dólares mensual por la vivienda y otros 220 de seguro de casa además, 450 dólares adicional por los impuestos de la vivienda, como alivio al bolsillo de la familia López,  este último pago lo tenían que hacer cada tres meses.

“Empezamos a pagar puntualmente al banco la mensualidad por tres años consecutivos, trabajamos todos los días sin descanso para recoger el dinero mensualmente y de esa forma no atrasarnos en los pagos, mis hijos trabajaban también para ayudarnos con los pagos de la casa pero aun así, siempre salíamos bien ajustado con los pagos que le teníamos que hacer al banco. Además, teníamos otras cuentas que pagar”, explico Martha quien después de ser desalojada se mudó a vivir con su hermano.

Martha también explico, que la frustración y desesperación aumento más para la familia cuando su esposo Francisco López perdió el trabajo. Desde ese entonces, empezaron a atrasarse con los pagos hipotecarios. El banco, al primer mes de no recibir la mensualidad por el cobro de la vivienda, les mando una moratoria donde se les informaba que tenían que ponerse al corriente para continuar viviendo en la casa.

“Pero nosotros no podíamos pagar todo ese dinero, mi esposo no estaba trabajando y mis ingresos eran bien bajos, se lo comunicamos al banco y más bien nos mandó otra moratoria que teníamos que ponernos al día inmediatamente”, explico.

Según la familia López, el banco IndyMac refinancio la vivienda a espalda de ellos y sin notificarles nada, traspaso la vivienda al banco One west bank, este último notifico a la familia que tenían que abandonar la propiedad. La familia López quiso negociar con los nuevos dueños de la propiedad un nuevo arreglo de pago, pero estos les dijeron que no hacían este tipo de arreglo dejándolos sin ningún tipo de opción solo el de abandonar la vivienda.

En los tres años que la familia López habito la casa, pagaron 83 mil dólares al banco IndyMac, de ese monto, solo 11 mil dólares fueron abonados a la compra de la casa, el resto del dinero fueron los intereses que el banco les cobro por el préstamo para comprar la vivienda.

En caso similar se encuentra Yanko Matías,  quien vive en la ciudad de Lynn junto a su esposa y sus  dos niños de 11 y 6 años respectivamente. Acorde a Matías, cuando él fue al Bank of America para hacer el préstamo para “comprar su casa”, informo al banco que quería comprar una casa pero que solo podía pagar 1 mil 500 dólares al mes por la hipoteca. Según Matías, el banco  le dijo que no se preocupara, que ello le harían un ajuste por esa cantidad de dinero para que pudiera comprar la casa.

“Mi susto fue cuando recibí el primer cobro del banco por 2 mil dos cientos dólares, yo inmediatamente me fui a reclamarles por qué me estaban cobrando esa cantidad de dinero, si el acuerdo fue de 1 mil 500 dólares. Me dijeron  que me modificarían el pago y me volvieron a decir que no me preocupara, que me quedara en la vivienda,  que después de dos años de vivir en la casa me volverían a refinanciar el valor de la propiedad”.

Pero según Matías, cuando pasaron los dos años se fue al banco nuevamente para hacer el refinanciamiento, pero el banco le dijo que el precio de la casa  se había devaluado y que la casa ya no tenía el precio original que cuando la compro, “que por consiguiente yo le debía más dinero al banco, y por tal motivo, no podían hacer el refinanciamiento” describió.

Desafortunadamente Matías, hace unos meses a tras perdió el empleo y no pudo continuar pagando la exorbitante suma que Bank of America le estaba cobrando mensualmente por la vivienda. El atraso al pago puntual por la vivienda hizo que el banco refinanciara la casa con la financiera Freddie Mec los cuales son los nuevos dueños de la vivienda.

Matías, hizo el contacto con la financiera Freddie Mec para llegar a un acuerdo financiero y, de esta forma, no perder la casa que habían comprado al Bank of America inicialmente, pero la respuesta de la financiera fue que “tenían que desalojar la vivienda y que por política interna de la financiera, ellos no refinanciaban casas”.

Informativo JBS

Informativo JBS

Aferrados al “sueño americano”

Otra familia nicaragüense, Johana y Guillermo Gutiérrez, quienes viven en Lawrence a 45 minutos al norte de Boston, continúan aferrados a no perder la casa que compraron en 2006. Según cuenta Guillermo Gutiérrez, una persona de Bienes y Raíces los contactos vía telefónica para informarles que podían adquirir la casa de sus sueños a un bajo costo.

“Yo le dije a la persona que no estaba trabajando, que mi esposa era la única que trabaja, me dijo que no me preocupara, que él haría todos los arreglos con el banco para que yo pudiera comprar la casa y que en seis meses hablaríamos nuevamente, fue así como adquirimos esta deuda”, remembro Guillermo.

Bank of America, presto a la familia Gutiérrez la cantidad de 327 mil dólares para comprar la casa. La hipoteca se la dejaron en 2 mil 250 dólares mensual a un plazo fijo de 30 años. Aunque los pagos obligatorios por el seguro y los impuestos de la Alcaldía que pagan por la vivienda no son tan altos, la familia Gutiérrez se han visto en serios problemas para realizar los pagos puntualmente al banco para que no sean desalojados.

Afortunadamente, Guillermo Gutiérrez pudo conseguir trabajo a pocos meses que el banco le entregaran la vivienda. Pero, ellos no se explican como el agente de Bienes y Raíces que los contacto hace siete años hizo para conseguir el préstamo del banco para que ellos compraran la casa.

“Hemos trabajado muy fuerte todo este tiempo para no perder nuestra casa. Yo continuare hasta donde Dios me lo permita pagando para no perderla”, afirmo Johana. Pero su esposo, no muy contento con la posición de su esposa, explico que ha tratado de convencer a su compañera para entregar la propiedad al banco y de esta forma, no seguir endeudándose.

“Le he dicho que esta casa no es de nosotros, que es del banco y lo que estamos haciendo es tirando nuestro dinero a la basura. Una vez que nos atrasemos con los pagos, el banco nos va a tirar a la calle”, afirmo Guillermo.

Los Nicas que ha perdidos sus casas y que se han quedado sin nada en sus bolsillos, recomiendan a todos los nicaragüenses que quieren comprar casa en los Estados Unidos a que se asesoren muy bien primero antes de adquirir una deuda. También aconsejan, que revisen los intereses que ofrecen los bancos. Además, que estudien todas las variantes que puedan surgir durante los 30 años de compromiso que adquieran con el banco antes de comprar una vivienda.

Por su parte, Isaac Simon Hodes, miembro de la organización no gubernamental  “Lynn Unido por el Cambio”.  Y quien ha estado asistiendo a cientos de familias en Massachusetts que se encuentran con embargos hipotecarios. Acuso a los bancos por engañar a las personas de bajos ingresos para adquirir una casa.

“Los bancos han sido irresponsables desde un inicio, han creado una burbuja  de casas accesible para la clase trabajadora. Ellos (los bancos) le hacen creer a los trabajadores que pueden pagar las mensualidades, pero después le suben los intereses y la gente tiene que hacer sacrificios trabajando un sinnúmero de horas para poder pagar sus mensualidades, pero los trabajadores tienen otros gastos que pagar y no pueden sostener todos estos cobros”, manifestó el funcionario quien aconsejo a los hispanos a que busquen asesoramiento legal antes de adquirir una casa.

 

 

 

Deja una respuesta