Sign in / Join

Dirigente opositor: eliminación de política de “pies secos, pies mojados” puede obedecer a solicitud de gobierno cubano para frenar éxodo

Share:
3

La decisión del presidente estadounidense, Barack Obama, de suprimir la política de “pie seco, pie mojado” pudo responder a una solicitud del gobierno de Cuba como parte de un intento por frenar la constante migración de ciudadanos de ese país hacia Estados Unidos, planteó el dirigente opositor cubano Huber Matos Araluce.

Ante la perspectiva de que potenciales inversionistas extranjeros se enfrenten a una escasez de recurso humano que asegure la operatividad de empresas que aspiren a instalar en esa isleña nación caribeña, el presidente cubano, Raúl Castro, estaría tratando de revertir la salida masiva de nacionales, fenómeno de larga data del cual el gobierno de cuba es responsable, planteo Matos, radicado en Costa Rica, a Informativo JBS.

En opinión del opositor, atribuir a Estados Unidos la responsabilidad del constante éxodo cubano hacia ese país, a causa de la legislación favorable al asentamiento de ciudadanos de Cuba –incluida la política ahora eliminada-, es injusto.

“La salida de cubanos ha sido una política deliberada, del régimen de los Castro, por más de cinco décadas”, planteó Matos, en su residencia en San José.

“Esto ha tenido una consecuencia, en Cuba, muy grave, para ese régimen y para el país: la mayoría de la juventud cubana que está en la isla, quiere irse de Cuba, desde hace mucho tiempo”, relató.

“Y se quiere ir de Cuba, porque, en Cuba, no hay oportunidades, porque, en Cuba, hay un gobierno de privilegios de una casta dominante que le da, y favorece, a los incondicionales, las mejores posiciones”, agregó.

“Los jóvenes cubanos no quieren vivir en Cuba, no creen en Cuba, no creen en su futuro, y se van a cualquier parte”, aseguró el dirigente, hijo del fallecido comandante revolucionario cubano, posteriormente líder opositor, Huber Matos.

“Y si los Estados Unidos les abre las puertas, van para los Estados Unidos, y si Ecuador les abre las puertas, se vana para el Ecuador, y si, mañana, Alemania les abre las puertas, se van medio millón de cubanos o un millón de cubanos, como se han ido cientos de miles de sirios y de ciudadanos de esa zona que está en crisis, donde, realmente la vida vale poco”, señaló.

“Así que el problema de la migración es consecuencia de la situación interna de Cuba, ha sido un instrumento del gobierno cubano, que parece –que parece- que se ha dado cuenta que ha creado una cultura de gente que no quiere seguir en el país”, indicó, además.

“Si el régimen castrista tiene la intención de dejar el centralismo económico y tratar de atraer capital extranjero para que ayuden a desarrollar el país, no se va a encontrar, este capital extranjero, con los profesionales necesarios para darles empleo y para que puedan llevar adelante las empresas que ellos instalen”, advirtió.

“El problema de Cuba, para el gobierno cubano y para cualquier empresa que vaya, a Cuba, a invertir, es que no va a encontrar suficiente gente calificada, y, si la encuentra, la que encuentre, en cualquier momento, se le va del país”, planteó.

Por lo tanto, “puede ser que el gobierno cubano, consciente de ese faltante de recursos humanos, haya querido revertir la emigración hacia otros países –y a Estados Unidos, en particular-, y le haya pedido a Obama, o le haya pedido a otros países latinoamericanos, que traten de frenar la cantidad cubanos que huyen de Cuba”, reflexionó.

“Esta medida tomada por el presidente Obama, en realidad, ha sido una sorpresa para todo el mundo, y quienes van a sufrir, en forma inmediata, las consecuencias, pues son los cubanos que están, en América Latina, tratando de llegar a los Estados Unidos, cruzando fronteras, pasando mil dificultades, después de haber gastado el dinero que tenían y el dinero que les han enviado los amigos y los familiares en Estados Unidos, y lo que puedan haber pedido prestado”, aseguró Matos.

“Es muy triste, para estos miles de cubanos –hombres, mujeres y niños, de diferentes edades- que, de un momento a otro se encuentren, digamos, desamparados por una ley que pudo haberlos acogido en el sentido de darle algún tipo de amnistía a los que estaban en proceso, una ley que podía aplicar a los que, de tal fecha en adelante, que salieran de Cuba, ya no tenían este derecho”, expresó.

“Ese es el aspecto, digamos, triste de la cuestión”, señaló, en alusión a la supresión, el 12 de este mes, de la política que, vigente desde 1995, complementaba la Ley de Ajuste Cubano

–que data de noviembre de 1966-, para permitir, a los nacionales cubanos ingresados ilegalmente a Estados Unidos, a permanecer –y trabajar- en ese país, y, luego de un año, regularizar su situación migratoria.

“Hay que entender que las salidas masivas, de Cuba (…) han sido el resultado de una situación interna, en un país donde no hay libertades, donde no hay oportunidades, donde no hay derechos, no hay progreso”, precisó Matos.

“Además de las circunstancias internas que he mencionado -que son el resultado de una política económica y política fallida del régimen cubano-, también ha sido, esa propia dictadura, la que ha provocado la salida masiva de cubanos, desde que llegó al poder”, dijo.

Se ha usado la salida de gente que está descontenta, como la válvula de escape para aliviar el descontento interno –y lo ha usado, el gobierno cubano-”, denunció.

“Así que, atribuirle, a los Estados Unidos, la inmigración cubana a ese país, por los cubanos que están viajando por América Latina, por los caminos, por la selva, por todas partes, para llegar hasta allá, atribuirle, a los Estados Unidos, la responsabilidad de esa huida de cubanos, es una injusticia”, subrayó.

El dirigente defendió a sus compatriotas quienes abandonan la isla, al asegurar que se trata de personas en procura de oportunidades.

“Hay que entender de que esta gente que ha huido de Cuba –y que sigue huyendo de Cuba- no son parásitos ni son maleantes, no son delincuentes, son gente que aspira a un futuro mejor, y prueba de esto es que, los que han llegado a Estados Unidos, en los últimos cincuenta años, ha sido gente que, eventualmente, se ha integrado a la sociedad norteamericana y ha sido exitosa, en mayor o en menor grado”, manifestó.

Se trata de “una migración de cubanos con aspiraciones de libertad y con deseos de trabajar, y han aprovechado las oportunidades que Estados Unidos ha brindado, y que otros países les han brindado, también, porque, en el camino se ha quedado mucha gente que ha formado su empresa, que ha creado su familia”, señaló, para agregar que “Costa Rica es un ejemplo de ello. Estoy seguro de que en otros lugares, también”.

En cuanto a la decisión de la administración Obama, aseguró que “creo que hay muchos cubanos, en el exterior, que quisiéramos algún tipo de medida que le permitiera, a los que están en tránsito, alguna amnistía para que puedan entrar a los Estados Unidos”.

“Obviamente, eso no lo va a hacer el presidente Obama, porque acaba de tomar esta medida, y no va a dar un paso atrás, pero, tal vez la próxima administración tenga en cuenta eso”, agregó, en alusión al gobierno del presidente electo estadounidense, Donald Trump, cuya juramentación en el cargo está prevista para el 20 de este mes.

Aproximadamente 2.2 millones de ciudadanos cubanos lo mismo que cubano-estadounidenses residen en Estados Unidos, país al cual ingresaron, durante el año fiscal 2016, algo más de 50 mil nacionales de Cuba.

 

Deja una respuesta