Sign in / Join

Costa Rica apuesta a multilateralismo para poner fin a guerra en Siria

Share:
Solis-Bandera

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, aseguró hoy que este país apuesta al multilateralismo como espacio de búsqueda de solución a la guerra en Siria.

Ese conflicto armado constituye una tragedia humanitaria y una ofensa a la humanidad, aseguró Solís, en breves declaraciones a periodistas, en el marco de una actividad oficial, luego de conocidas versiones periodísticas internacionales sobre el bombardeo estadounidense de ayer contra una base aérea en Siria.

Por su parte, el canciller costarricense, Manuel González, quien acompañaba al mandatario, subrayó que el uso de la fuerza no es afín a la tradición pacífica de Costa Rica, y reafirmó la opción multilateralita de esta nación centroamericana,.

“Siria ya ha tenido demasiados muertos, y, por eso, Costa Rica apostará a los mecanismos de Naciones Unidas, para que, en el marco del multilateralismo, se continúe haciendo los esfuerzos necesarios para ponerle fin a ese teatro de guerra”, señaló Solís.

“Para el Gobierno de la República, la situación en Siria resulta una tragedia humanitaria de proporciones escandalosas”, indicó el mandatario, que enfatizó que “la intervención de que ha sido objeto, ese país –de todas partes-, y las acciones de violencia que ha generado centenares de miles de muertos en Siria, constituye una ofensa contra la humanidad entera”.

El mandatario aludió así al involucramiento de países como Estados Unidos y Rusia en la guerra siria, que en seis años de desarrollo ha cobrado más de 320 mil vidas.

“Esto, trasciende, en mucho, los ataques de ayer, los cuales se suman a esa tragedia, pero nos parece inadmisible que se ponga en riesgo, de manera tan generalizada, a los civiles, que siguen siendo quienes, al final de cuentas, padecen más ese tipo de flagelos de la guerra, y la escasez”, indicó el presidente, un analista político, historiador, y docente universitario.

Solís reafirmó que ese conflicto armado, “como he dicho, ofende los mejores valores de la humanidad”.

Al respecto, González aseguró que, “definitivamente, el tema de cualquier acto de uso de la fuerza, para Costa Rica, es un tema que no nos es familiar, no va con nosotros”.

“Somos un país de paz, un país que aboga, también por el desarme, lo hemos hecho, es nuestra tradición, no es una posición reciente”, dijo, a continuación.

“También entendemos, por supuesto, las circunstancias difíciles que se viven en muchas partes del mundo, pero somos un país, también, que cree en el multilateralismo, que cree en el reforzamiento del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que, a pesar de las dificultades internas que pueda tener para tomar decisiones”, expresó.

“Es ahí, en el multilateralismo, en la Organización de Naciones Unidas, donde deben tomarse las decisiones que puedan afectar a otros países, en cuanto al uso de la fuerza”, reafirmó.

Según versiones periodísticas originadas en Estados Unidos, el presidente de ese país, Donald Trump Acusó ayer a su colega de Siria, Bashar al-Assad, de haber ordenado el ataque con armas químicas, llevado a cabo el 5 de este mes, contra una aldea en el noroeste sirio, con saldo de por lo menos 86 fallecidos –entre ellos unos treinta niños.

Al-Assad atacó a civiles, “hombres, mujeres y niños indefensos”, dijo Trump, quien planteó, además, que “todos los países civilizados” deben aportar a una solución al conflicto armado que, desde 2011, convulsiona a esa nación árabe de Oriente Medio.

Un día antes, el mandatario estadounidense dijo que, con el ataque a esa comunidad, las autoridades sirias “han cruzado varios límites”.

“Cuando matas niños inocentes, bebés (…) eso es cruzar muchos, muchos límites, mucho más allá de, apenas, una línea roja”, advirtió el presidente, quien agregó, al referirse a las víctimas, que “su muerte es una afrenta a la humanidad”, y subrayó que “esos actos de odio, por el régimen de al-Assad, no pueden ser tolerados”.

El bombardeo estadounidense de ayer contra| Siria se centró en la base aérea de Shayrat, desde la cual habrían despegado los aviones militares que bombardearon la aldea, según las versiones periodísticas.

De acuerdo con una fuente militar norteamericana citada por agencias informativas internacionales, 59 misiles teleguiados tipo Tomahawk fueron lanzados contra la instalación militar gubernamental, destruyendo pistas, la torre de control, hangares y depósitos de municiones.

´Las agencias informaron, además, que la televisión estatal siria confirmó el bombardeo de la base, y describió el ataque como una agresión estadounidense.

Entretanto, legisladores estadounidense, los mismo oficialistas que opositores, expresaron apoyo a la acción militar, entre ellos jefe del bloque demócrata –de oposición- en el Senado, Chuck Schumer, quien aseguró que “hacer pagar a al-Assad, cuando comete tales atrocidades, es algo bueno”.

Lo que inició en 2011, como una serie de manifestaciones de oposición al gobierno de Al-Assad –enmarcadas en el fenómeno conocido como la Primavera Árabe, desencadenado por masivas protestas populares en Túnez, con efecto dominó en países del norte africano y de Oriente Medio-, derivó en el presente conflicto armado sirio.

La oposición a Al-Assad exige, entre otros planteamientos, la renuncia del mandatario, mientras el gobernante plantea que el sector opositor armado procura desestabilizar al país.

Deja una respuesta